Buen uso de los Parques Caninos

Buen uso de los Parques Caninos
parques caninos málaga

Todo aquel que comparte su vida con un perro sabe los grandes beneficios que se obtienen de esa unión, y sabe también (o debería) la responsabilidad que conlleva cubrir sus necesidades.

Entre una de las múltiples ventajas de tener perro están sus paseos. Para ellos, una necesidad; para nosotros, una forma de abrirnos al mundo, ejercitarnos, despejar la mente, socializar con otros dueños de perros…

Nos obliga, en mayor o menor medida, a dejar de lado la vida sedentaria que tanto nos gusta llevar.

Pero pasear constantemente amarrados con una correa puede ser muy aburrido, y pasearlos sueltos por las calles, aparte de la posibilidad de ser multados, es también muy peligroso. De ahí se deriva la necesidad de espacios donde poder ir con nuestros perros, para que corran libres de ataduras, para que puedan jugar con otros miembros de su especie y… ¿por qué no? Para que nosotros podamos pasar un rato disfrutando con ellos, y podamos socializar con otros dueños de perros.

Y es en éste punto donde en ocasiones se nos olvida la función real y el buen uso que se debería de hacer de un parque canino.

¿Hay normas en un parque canino?

Por supuesto, incluso aunque no estén escritas en un cartel, hay normas que, a fuerza de lógica, deberíamos respetar y cumplir.Lo fundamental que deberíamos recordar y tener presente cuando acudimos con nuestro perro a un parque canino, es que los llevamos para que ellos disfruten, para que corran, para que puedan estar libres de ataduras, para que puedan jugar con otros perros, para que en definitiva, hagan ejercicio y disfruten de un poco de libertad, controlada eso sí.

Nosotros también podemos disfrutar, viéndolos jugar y hasta entablar conversación, e incluso amistad, con otros dueños de perros. Pero nuestra diversión nunca puede estar en detrimento de la suya y para ello, lo más importante es estar pendiente del perro. Puede hacer sus necesidades y tendremos que recogerlas, puede surgir alguna disputa, puede escaparse, puede dañarse jugando… mil y una razones por las que nuestros sentidos deben estar puestos en él más que en ninguna conversación real o virtual que estemos entablando. Olvídate del móvil por un rato (o al menos no te pases dos horas mirando el móvil sin atender a tu entorno)… ¡estás con tu perro!

¿Qué más puedes pedir?

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es nuestro propio conocimiento de nuestro perro. Si tu perro tiene miedo a otros perros, si puede generar alguna disputa… busca un horario menos concurrido, ponle bozal… o abstente de ir.

Conoce a tu perro, conoce sus limitaciones y sé consciente de lo que puede o no puede soportar y adáptate a sus necesidades. Quizá lo que necesita no es acudir a un parque canino con 50 perros donde lo pueda pasar mal o hacerlo pasar mal a otros perros. Además, hay momentos en los que, por lógica, deberíamos abstenernos de ir. La presencia de una perra en celo puede provocar disputas entre machos y también entre otras hembras con ella.

Durante ese período, lo más responsable es no acudir a un parque canino. Si un perro está enfermo y ésta enfermedad puede ser contagiosa a otros perros, deberás evitar acudir a lugares concurridos de canes. No sólo debe importarte la salud de tu perro, sino también de los que tienes a tu alrededor.

Antes de entrar a un parque canino conviene darles al menos, un pequeño paseo, intentando que entren al interior con la mayor tranquilidad posible, y sobre todo, con seguridad tanto para tu perro como para los que entran o salen de él. Especialmente en los parques caninos que no cuentan con doble puerta, entra a tu perro con correa y pónsela antes de salir, de forma que la puerta de entrada y salida del parque se abra el menor tiempo posible, evitando así que algún perro que hay en el interior pueda escapar y perderse… o algo peor.

El parque es un lugar de recreo para nuestros perros, pero también puede ocasionarse alguna disputa si no tenemos en cuenta algunos aspectos, como el carácter del perro, si ha recibido educación o no… la comida o los juguetes pueden ser un recurso disputado en un parque lleno de perros, por lo que evita a toda costa jugar con objetos o sacar comida.

¿Significa que no puedo jugar a la pelota con mi perro en un parque canino?

No, si estás solo, si conoces a los perros que hay y sabes que no se la van a disputar puedes jugar con tu perro y un juguete, pero siempre en una situación que sepas que va a estar controlado 100%. Si no conoces a los perros que hay, si hay muchos perros o si tu perro no comparte juguetes… ya habrá más momentos para jugar ¿no?

Lo mismo, o más, ocurre con la comida, por lo que no escojas el parque canino con un sitio para pasar el rato con tus amigos comiendo golosinas, ni provoques un conflicto entre los perros por un trozo de comida. Hay un momento para todo, y el parque canino no debe ser un merendero.

En Málaga, contamos ya con varios parques caninos en distintos barrios donde puedes disfrutar con tu perro. ¿Los conoces?

Parque del Morlaco. Dispone de un parque para perros pequeños y otro para perros grandes. Su mayor ventaja es la seguridad. La valla es alta y dispone de fuente para beber y doble puerta, por lo que es un parque muy seguro. También dispone de unos cuántos obstáculos para hacer ejercicio con tu perro. Es un parque donde los perros suelen pasarlo muy bien por la irregularidad de su terreno y lo espacioso que es. Como desventaja podríamos indicar la falta de luz, la presencia de pinos (por los que hay que tener cuidado en primavera por la posible presencia de oruga procesionaria de los pinos) y la irregularidad del terreno que puede dificultarnos la recogida de las heces. Tiene horarios, pues el parque donde se sitúa se cierra por las noches.

Parque de Huelín. La valla es alta y dispone de lugares de sombra y para sentarse, aunque la puerta no es demasiado segura por lo que deberemos estar muy pendientes de nuestro perro para que no escape, además de que no es muy espacioso para la cantidad de perros que residen en la zona.

Parque del Ejido/Cementerio San Miguel. Consta de dos parques, uno para perros pequeños y otro para perros grandes. Dispone de fuentes para beber y doble puerta, además de ser de tierra que no daña las patas de los perros. No es muy espacioso y tiene poca sombra.

Parque del Norte/Nueva Málaga: Dispone de parque canino para perros pequeños y otro para perros grandes. Ambos son muy espaciosos, especialmente el de perros grandes, cuentan con sombra gracias a una pérgola que se ha instalado y las vallas son de una buena altura. Cuenta con fuentes y tiene muchas puertas, por lo que hay que tener mucho cuidado para que no se escapen los perros. Al realizar recientemente la separación del parque en dos, el de perros pequeños ha quedado sin papeleras, aunque hay dos puertas que conectan ambos parques y es un problema secundario.

Parque canino de Quercus. Éste parque se encuentra en la escuela canina situada en Portada Alta. Es un parque espacioso y alargado con seguridad, al estar dentro del recinto de la escuela la puerta del parque da a la entrada del recinto por lo que las posibilidades de escape son pocas. Aunque es un parque público, está situado dentro de un recinto que se destina a un negocio, por lo que los horarios están restringidos al horario comercial, aunque los fines de semana permanece abierto en algunos tramos horarios. Hay que pagar la primera vez que acudes y firmar tu entrada y tu salida y recoger y devolver la llave que te prestarán para entrar al parque.

Con toda ésta información, esperamos que disfrutes con responsabilidad con tu perro de los espacios que la ciudad nos ofrece para estar con ellos y que ambos podáis ser felices y, lo que es más importante, que seáis felices juntos.

María Gil
Servipet- Servicios integrales para tu amigo de cuatro patas