El chip: la importancia de tener a nuestro perro identificado

El chip: la importancia de tener a nuestro perro identificado

¿Qué pasaría si nuestro perro se pierde? ¿Qué posibilidades tenemos de encontrarlo? ¿Cómo lo puedo localizar? Desgraciadamente, no tenemos una respuesta absoluta que permita dar solución en el fatal caso de que nuestro perro desaparezca. Pero si existen algunas medidas que debemos tomar como propietarios responsables de ellos. Una de ellas de la que hablaremos a continuación: la implantación del chip.

¿El chip? ¿Qué es eso?

El chip es un sistema electrónico pequeñísimo  que sirve para identificar a nuestro animal. En él se podrá leer el nombre del propietario, su número de teléfono y su dirección, de forma que a través de un lector cualquier veterinario de nuestra comunidad podría localizar rápidamente a los dueños del perro en caso de que alguien lo encontrara perdido y lo llevara allí.

Además, en Andalucía es obligatorio ponerlo desde  que se publicó la Ley 11/2003 del 23 de Noviembre de Protección de los animales: Los perros y gatos deberán ser identificados individualmente mediante sistema de identificación electrónica normalizado, implantado por el veterinario, dentro de plazo máximo de tres meses desde su nacimiento.

En el mismo centro veterinario nos facilitarán la documentación o impresos a rellenar para cumplimentarlos con los datos exactos de la persona propietaria del animal.  Como dice la ley, hay que hacerlo dentro de los primeros tres meses de vida del perro o gato y es obligatorio.

Es importante que los datos proporcionados al veterinario sean exactos, ya que esta información es la que se quedará registrada en la base de datos del Registro de Andaluza de Identificación Animal (RAIA).

El chip solo se coloca una vez en la vida de tu perro o gato y estará en su cuerpo para siempre.  Esto  quiere decir que los datos siempre están registrados en él; así que si cambias del teléfono o de dirección, debes notificarlo en el Registro RAIA. Lo puedes hacer a través de tu veterinario y te facilitará toda la documentación para hacer los cambios necesarios. Tenlo en cuenta siempre, tu animal va contigo y si se pierde tienes que estar localizado para que pueda encontrarte.

¿Y si mi perro se pierde?

Lo primero que debes hacer si tu animal se extravía es comunicarlo a la Policía, a las sociedades protectoras de animales y a tu  centro veterinario; el propio centro se encargará de informar y alertar al RAIA. De esta forma,  si nuestro perro o gato se pierde aparecerá una alerta de búsqueda en su identificación que podrá leer cualquier veterinario que disponga de lector de identificación. Inmediatamente sabrán que lo estamos buscando.

Publicado por Rocío Santos Gil