Leishmaniosis Canina

Leishmaniosis Canina

Llegado el calorcito, os quiero hablar sobre una enfermedad que por desgracia, está muy presente en ésta época del año. Ésta enfermedad es la leishmaniosis canina.

La leishmaniosis canina es una enfermedad parasitaria grave en el perro, causada por un parásito (protozoo microscópico) denominado leishmania. Ésta es transmitida únicamente a través de un mosquito llamado flebotomo. Para que ésta pueda transmitir la enfermedad antes tiene que picara un animal infectado (así se infecta ella) y después a un perro sano. La época de riesgo es cuando comienza el calor, normalmente de mayo a octubre. En las zonas más cálidas de España encontramos mosquitos prácticamente todo el año. Nosotros en Málaga somos zona endémica, así que hay que proteger a nuestros perros todo el año. Los mosquitos son abundantes en áreas rurales o lugares con árboles en ciudades, como jardines y parques y su ciclo de actividad va desde el atardecer hasta el amanecer.

Síntomas

El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y nariz. Según la enfermedad vaya avanzando, el perro pierde peso pero no apetito) . Son habituales las heridas en la piel, especialmente en la cabeza y en las patas. Cuando el cuadro se vuelve crónico éste se complica, observando, síntomas relacionados con insuficiencia renal en muchos casos. La leishmaniosis es una enfermedad que, si no es tratada y vigilada, posteriormente suele causar la muerte de la mayoría de los perros afectados. El período de incubación en el perro puede variar entre 3 y 18 meses normalmente. Si piensa que su perro puede tener esta enfermedad, visite a su veterinario, que realizará un test con unas gotitas de sangre.

El tratamiento

Si su perro está infectado, el tratamiento tendrá más éxito si se inicia en las primeras fases de la enfermedad. El tratamiento solamente suprime los síntomas, pero no impedirá que su perro tenga una recaída posterior. El tratamiento se basa en productos:

  • Leishmanicidas: los cuáles se encargan de matar la leishmania; pueden ser inyectables o por vía oral y pueden durar de 4-5 semanas.
  • Leishmaniostáticos: éstos evitan la reproducción de la lehisania. El tratamiento es por vía oral y se suele mantener de por vida.

Prevención

Lo más importante de todo es evitar la picadura. En el mercado hay muchos productos repelentes contra el mosquito, como pipetas y collares que mantienen alejado a estos insectos. También existe una vacuna, que se pone en tres dosis, con tres semanas de separación entre ellas, y se repite todos los años. También se le puede administrar a nuestro perro domperidona (vía oral), para que el sistema inmune sea más fuerte contra la leshmania. Se recomienda repetir los test de leishmania cada 6-8 meses, para descartar la enfermedad, así que…. ¿Por qué no prevenir antes de curar? Todo sea por darles la mejor vida posible a nuestros fieles y grandes amigos.  

Gloria Olvera
Gloria Olvera Ruíz Veterinaria Clínica Veterinaria Malaka, Málaga