Ya están aquí las orugas procesionarias

Ya están aquí las orugas procesionarias
Oruga procesionaria

Este fin de semana nos levantamos con una noticia un tanto alarmante para nosotros y nuestros amigos peludos. Y es que debido a las suaves temperaturas que estamos teniendo en esta época del año, han entrado en escena antes de tiempo las temidas procesionarias del pino (Thaumetopoea pityocampa).

Estas orugas, que están en fase de larva, permanecen durante todo el invierno anidadas en unas grandes bolsas de seda alojadas en las copas de los pinos, cedros y abetos. Con la subida de las temperaturas del final del invierno, las orugas realizan su particular procesión, bajando en hilera desde los árboles y buscando un sitio bajo tierra donde realizar su muda, tras la cual se convertirán en mariposas durante el verano.

La peligrosidad de estas orugas se debe a que en su parte posterior poseen unos pelos urticantes, cargados de una sustancia tóxica que es liberada como mecanismo de defensa cuando se ven amenazadas. El contacto con ellas provoca fuertes irritaciones y heridas a nuestras mascotas que, de no ser atendidas por un profesional, pueden derivar en una inflamación que provoque el bloqueo de las vías respiratorias o  la necrosis de las zonas infectadas.

Desde el mes de febrero hasta mayo es recomendable extremar las precauciones y evitar pasear con vuestros canes por estas zonas. En caso de un posible contacto con ellas, acudir de urgencia a vuestro veterinario.

Imagen: Max Westby